miércoles, 3 de octubre de 2012

03. Definición de la propuesta de práctica social

Cuando se define la propuesta de trabajo es necesario tener en cuenta de que como resultado de nuestra intervención se realizaran cambios concretos en el entorno, y se ayudará a las personas que trabajan con nosotros a adquirir confianza y habilidades para enfrentarse a los problemas (Twelvetrees, 1988).

En la planificación de un proyecto comunitario, y en la redacción de estos planes para la elaboración de un documento del proyecto, es útil comenzar con los principios de diseño de proyectos. Los principios están encapsulados en las siguientes preguntas clave:

¿Sobre qué?
Problemas, Necesidades y Oportunidades.
En este apartado se describe el problema.

¿Por qué?
En este apartado se justifica la necesidad de intervenir sobre la situación descrita.

¿Para qué?
Objetivos
En este apartado se justifica lo que se quiere hacer, y cómo lo que se va a hacer contribuye a modificar la situación descrita.

¿Cuanto?
En este apartado se establece la meta o el resultado esperado.

¿Cómo?
Metodología.
Se explica cómo se realizará la intervención, es decir las actividades y tareas a desarrollar.

Tenga en cuenta en este apartado que se debe hacer aprovechando y mejorando:
herramientas, habilidades e intereses

¿Cuándo?
Cronograma de actividades con responsables


¿Con quién?
Cliente potencial
Población interesada

¿Con qué?
Es decir, los recursos humanos, materiales y financieros.

En la pregunta «¿Sobre qué ?» se habla de los problemas, necesidades y oportunidades.

De manera puntal podemos decir que un Problema social evidencia una condición negativa que enfrenta una sociedad o parte de ella, un inconveniente, un conjunto de hechos o circunstancias que afectan el desarrollo de las potencialidades de las personas, los grupos y sus entornos.

"Los problemas sociales” son “propios” de cada contexto en particular, producto del desarrollo social, económico y político y, por lo mismo, corresponden al momento histórico por el que atraviesa cada sociedad en particular.

Archila y Pardo complementan esta definición planteando que el problema social también se manifiesta desde dos condiciones:

  • Una condición objetiva: en tanto es experimentado por los sujetos, es visible, alcanza niveles de materialización, se puede observar tanto de manera puntual, específica, como en sus interacciones y efectos sociales. 
  • Una dimensión subjetiva: en tanto puede ser expresado, reconocido, descrito, comprendido, analizado y localizado en el nivel discursivo (discurso hablado, escrito, visual). 

El problema social para ser estimado como tal debe ser reconocido por un número considerable de actores sociales y localizado en el escenario de lo público.

La pregunta ¿por qué? se plasma en la propuesta y en el informe que se elabora como producto de nuestra práctica. El ¿por qué? es la justificación de la importancia de este proyecto.

Una vez identificado el problema se diseñan la meta y los objetivos, dando respuesta a la pregunta ¿para qué y cuanto?


Nuestros objetivos especifican lo que queremos. Son la respuesta al problema prioritario de la comunidad.  Los objetivos deben derivarse de, y ser consistentes con la intención de las metas identificadas.

Para identificar si los objetivos son buenos o no podemos utilizar la siguiente lista de comprobación

Los objetivos de un proyecto deben ser «SMART». Deben ser:

  • Específicos (Specific): Claros sobre qué, dónde, cuándo y cómo va a cambiar la situación;
  • Medibles (Measurable): que sea posible cuantificar los fines y beneficios;
  • Realizables (Achievable): que sea posible lograr los objetivos (conociendo los recursos y las capacidades a disposición de la comunidad);
  • Realistas (Realistic): que sea posible obtener el nivel de cambio reflejado en el objetivo;
  • Limitado en tiempo (Time bound): estableciendo el periodo de tiempo en el que se debe completar cada uno de ellos.

(Asegúrese de que cada objetivo comienza por un verbo en infinitivo). 

En la pregunta ¿cómo? se demanda se hagan explícitas las actividades, tareas y metodología a emplear. debe tenerse presente que lo que se pretende es la potenciación de la comunidad, de allí que se tengan en cuenta los siguientes principios:

  • El equilibrio de poderes (líderes de la comunidad y profesionales de la intervención): se debe desear que la comunidad se haga más auto suficiente y esté dispuesta a realizar los esfuerzos necesarios para conseguirlo.  
  • Aunque puede ofrecerse ayuda, no debe ser en forma de caridad ─que promueve dependencia y debilidad─, sino en forma de adiestramiento, que promueve la autonomía e incrementa la capacidad.
  • No debe controlarse ni forzar el cambio en las organizaciones o comunidades destinatarias de la ayuda, sino que deben recibir estímulo, información y guía para la movilización.
  • La participación activa de los destinatarios, sobre todo en la toma de decisiones, es esencial para que se incremente su capacidad. No se pueden tomar las decisiones por la comunidad o en su nombre.

La pregunta ¿cuándo? tiene que tratar los siguientes puntos:

  • Actividades y tareas a realizar
  • Fecha de inicio y finalización de cada actividad
  • Cantidad de los recursos necesarios (ver siguiente apartado)
  • Responsable
  • Productos por actividad

El ¿Con qué? o los recursos del proyecto, que, además de señalar cantidades, han de presentarse clasificados así:

  • Recursos materiales y técnicos: Herramientas, equipos, infraestructura física y tecnológica necesaria para el desarrollo del proyecto.
  • Recursos humanos: Personas formadas o con habilidades en una área determinada.
  • Recursos financieros: Fondos con indicación de las fuentes de dónde será posible obtenerlo: aporte de entidades públicas, presupuesto de los investigadores, pago del servicio de los usuarios, entre otros. En este apartado es posible y deseable incluir un presupuesto que de cuenta de ingresos, gastos e inversiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada